• 932 637 593
  • 647 58 08 32
  • Carrer de la Botànica, 121, 08908 L’Hospitalet de Llobregat, Barcelona

Cristal translucido o transparente

Además de la gran variedad de cristales que podemos ofrecer, los acabados pueden ser muy variados también, creando piezas completamente diferentes; y es que, por ejemplo, no es lo mismo un cristal translucido que un cristal transparente. Hoy os hablamos un poco más sobre estos acabados, sobre cuáles son sus características y para qué se emplean principalmente.

Cristal translucido o transparente

Cristales translucidos

Por un lado, tenemos los cristales o vidrios translucidos. Podemos decir que el vidrio translucido es todo aquel que deja pasar la luz sin que se pueda ver claramente a través de él, la principal diferencia con los cristales transparentes.

Estos vidrios o cristales translucidos aportan muchísima más privacidad, sin restar iluminación a las estancias, ya que la luz, si es el caso, seguirá circulando libremente pasando por su superficie.

Hay que añadir que los cristales translucidos pueden presentar varias texturas. Por ejemplo, nos encontramos los cristales translucidos gravados al ácido. Este tipo de vidrios se hacen trabajándolos manualmente con ácido y dándoles diferentes dibujos. Además, también pueden darse tonos diferentes al cristal.

Otra opción para añadir texturas al cristal translucido es gravarlos a la arena. Este acabado se hace mediante una máquina y chorro a presión de arena. El resultado es bastante bueno, aunque no tiene la misma calidad que los gravados al ácido ni tampoco se pueden conseguir diferentes tonos.

Por último, están los impresos. Estos son los cristales que vienen directamente de fábrica granulados, rayados o con cualquier otro dibujo en la misma plancha de vidrio.

El efecto translúcido puede conseguirse en diferentes tipos de cristales.

Suelen ser cristales muy demandados para ubicaciones concretas como aseos, cuartos de baño y duchas. En general, en aquellas estancias en las que la privacidad deba ser un poco mayor.

Cristales transparentes

Por otro lado, también nos encontramos con los clásicos cristales transparentes. A diferencia de los translúcidos, los cristales transparentes permiten pasar la luz, pero también ver a través de ellos.  De esta forma estamos ante el tipo de cristales que más suele emplearse en interiores desde un punto de vista decorativo.

Los cristales transparentes son los cristales clásicos por excelencia. Su uso está muy extendido, tanto en ventanas y puertas como en elementos decorativos. La principal ventaja que encontramos en estos cristales es que logramos una separación sin perder la percepción del espacio real. Por este motivo, pueden ser excelentes para crear paredes de cristal, grandes ventanales o puertas que comuniquen el interior con el jardín de una casa.

También son muy usados a un nivel estructural en claraboyas de cristal. Se trata de espacios que no son propiamente ventanas y que quedan fijos. Tienen una doble función, por un lado, decorar, y por otro dejar pasar la luz. Si buscamos la principal diferencia entre translúcidos y transparentes, queda claro. El nivel de privacidad que ofrecen. De esta forma, podemos decantarnos por uno u otro dependiendo del interés que tengamos en aumentar la privacidad de una estancia.

Deja un comentario